Demuestra a tus hijos que eres su mayor fan. Cuida sus pasos, deja que se equivoque solo y edúcale desde el respeto y el amor. 

Haz que tu pequeño se sienta querido y enséñale a enfrentarse a las situaciones más difíciles.

Mejora su autoestima y anímale con palabras de confort cuando se equivoque. Reconoce sus logros y ayúdale a conseguir sus objetivos.

Publicado: 30 de Agosto de 2017